Increíbles veredas en Rabinal

Esta publicación ha sido leída1130veces!!!

Éste fin de semana tuvimos la oportunidad de compartir con un buen número de amigos la Travesía “El Desafío de la Piedra del Tigre” organizada por MTB Rabinal, un grupo de ciclistas de montaña que han querido compartir los caminos que han descubierto en los alrededores de su pueblo y el nombre estuvo muy apropiado para el recorrido, fue todo un desafío para el cuerpo y el espíritu del ciclomontañista en las tierras que inspiraron el Rabinal Achí.

El afiche del evento

El afiche del evento

Para nosotros la aventura empezó el viernes ya bien entrada la tarde, nos reunimos en Cycling para cargar las bicicletas al picop y partimos alrededor de las 6:00PM con rumbo hacía Salamá en el vecino departamento de Baja Verapaz.  Dejamos atrás el frío húmedo y la llovizna de las altas montañas Cobán, para llegar unas horas después a tierras más bajas con un clima, que para nosotros fue más amigable.

Dejando la lluvia y frío de Cobán

Dejando la lluvia y frío de Cobán

A las cinco y media de la mañana del sábado íbamos Jorge Chacón, Marco Antonio Yon (en su primera travesía) Elizabeth Siana (La Flaka), Ramón Andrés Grotewold (Cala) y Jorge Mario Peláez (Juan Biela) ascendiendo en el carro por la sinuosa carretera que nos llevaba a Rabinal.

Luego de reunirnos con el resto del grupo nos enteramos que se habían dado algunos cambios en el horario por el sensible fallecimiento del padre de uno de los organizadores la noche anterior, sin embargo y a pesar de este lamentable acontecimiento, no dejaron de atendernos a aquellos que ya en nuestras bicicletas ansiábamos ya, iniciar el ascenso a una de las montañas de la Sierra de Chuacus (dato proporcionado por Andrea Xitumul).

Recorrido de la travesía

Recorrido de la travesía (clic para ampliar)

Luego de unas palabras de bienvenida, una explicación acerca del recorrido y la presentación de los guías y los vehículos de apoyo, empezamos a pedalear a los 970m.s.n.m. a las 7:30 de la mañana con la respectiva emoción que nos causa el ciclismo, saludos por aquí y por allá, preguntando por los que no llegaron.  Héctor Juárez, uno de los organizadores les decía a todos, “Tranquilos, despacio, son 12Km de ascenso… bajale, bajale… dale tranquilo…”

Empezando el ascenso

Empezando el ascenso

Poco a poco se fue separando el bloque de ciclistas, agrupándose de acuerdo al nivel de pedaleo, los de la punta que iban con todas las ganas de sudarla y poner a prueba el entrenamiento empezaron a marcar un paso constante.  Yo me quedé con los del medio, que iban constantes, aunque no muy rápido.  Pasamos al primer abastecimiento en donde nos dieron un sandwich de pollo, yogurt, banano y bebida isotónica; eso fue a los seis kilómetros de haber empezado, a la mitad del recorrido a la cima.

El primer abastecimiento

El primer abastecimiento

Continuamos subiendo, disfrutando de los paisajes, tomando fotos, conversando, intercambiando anécdotas y experiencias, recordando otras travesías, en fin hablando de todo un poco, en este tramo tuve la agradable compañía de Andrea Xitumul, quien además iba brindando información de los lugares por donde pasábamos, cuando sentimos ya estábamos en el segundo abastecimiento en donde el grupo de punta ya había descansado desde hacía unos 15 minutos.

Andrea Xitumul en pleno ascenso

Andrea Xitumul en pleno ascenso

En este punto ya estábamos a 1980m.s.n.m y lo podía sentir el punzante frio en los dedos y el cuello, las piernas iban calientes y el maillot de manga larga es el éxito para estas bajadas de temperatura.  El atolito de plátano caliente fue un hit, no solo para calentarse, sino para subir el nivel de potasio en nuestros cansados músculos.

Unos minutos bastaron, un par de fotos y ya estábamos subiéndonos de nuevo a las bicis para iniciar el descenso, ese regalo del que había leído en algunos comentarios del Facebook, 10 metros de camino y luego inicio la vereda, muy técnica pero con tramos rápidos, sin lodo, pura tierra y piedras.  Empezamos un grupo algo grande pero poco a poco nos fuimos desprendiendo: David del Team SOQUE, con Diego y Giovany, también iba el guía local Víctor Hernández, las intrépidas Dixie y Elizabeth; y los otros cobaneros Jorge, Marco, Ramón y Yo.

El descenso ha sido de los mejores que haya hecho desde que me inicié en el MTB, siempre quise lomear una montaña y esta vez tuvimos la oportunidad de hacerlo, partes muy bien trazadas y muy rápidas, tramos en los que aun me pregunto ¿cómo bajamos allí? y algunos en donde el instinto de supervivencia pudo más que la adrenalina y nos bajamos a empujar o cargar las bicis, pero en general una belleza de recorrido.

Con nuevos amigos en la montaña

Con nuevos amigos en la montaña

No se quien saldría ileso de este grupo, pero yo me lleve de recuerdo un raspón en la rodilla y un morado en la pierna, vi varias caídas y aunque la de David Alvarado si me asustó un poco, el premio se la llevó la de Jorge Chacón que nos contaron que quedó colgado de un árbol, llegó con la camiseta rota, morado en el brazo y la rodilla hinchada y con raspones.

Víctor Hernández,. nuestro guía

Víctor Hernández,. nuestro guía

Afortunadamente todos llegamos a Rabinal satisfechos de la aventura, desafío superado, cansados y algo apaleados pero con las endorfinas alborotadas corriendo por todo el cuerpo.

Gracias a los organizadores MTB Rabinal, no los conozco a todos pero le agradezco a Héctor Juárez, Saúl Reyes, Armando Ramos y todos los del equipo de logística que iban acompañándonos en motocicleta, picop y camión, abastecedores y señoras que nos sirvieron el Pinol.  Esperamos poder visitarlos nuevamente el próximo año, aunque es casi seguro que nos repitamos el recorrido este año un par de veces más.

Ramón Andrés Grotewold en la vereda

Ramón Andrés Grotewold en la vereda

Las fotos no son muchas, esta vez la atención iba en la cadencia al subir, el pedaleo en redondo y la respiración, teniendo cuidado de no lesionarme al escalar en la bicicleta con un mal movimiento o un mal tirón.  Y si al subir nos hacemos uno con la bicicleta, al descender se multiplican las razones, las descargas de adrenalina nos llegan por oleadas.  Disfruté tanto estas montañas que se me olvidó tomar más fotos.  Para la próxima.

 

Acerca de Jorge Mario Peláez Quiroa

Diseñador Visual y desarrollador web. Webmaster de www.cyclingbikeshop.com, apasionado del ciclomontañismo, la fotografía y las letras.
Esta entrada fue publicada en All Mountain, Eventos, Guatemala, Noticias, Travesías. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>